¡No es no! Aprende a poner límites

CuidadosaMENTE

¿Me prestas tu carro?, ¿Te quedas horas extra?, ¿Pasas por mi?, ¿No vas a tomar nada? Éstas son sólo algunas de las preguntas con las que tenemos que lidiar día día en nuestras relaciones, tanto laborales como personales. Decir “NO” está muy relacionado con la Asertividad, que es una capacidad que nos permite poner límites con esas personas con las que más nos cuesta.

¿Te sientes identificada?

 

EL QUE DIRÁN:

¿Por qué tienes dificultades para decir lo que quieres? en realidad, es muy sencillo y es que somos muy dependientes de la opinión de los demás y de la impresión que causamos en ellos. Tememos decir “No puedo”, “No gracias”, “Disculpa pero No…”por no hacer sentir mal a la otra persona y por miedo a ser rechazadas. Decir “NO” a tu familia o a tus amigos es muy difícil porque sencillamente te sientes comprometida a aceptar lo que sea con tal de mantener tus relaciones, y además, las pocas veces que nos hemos atrevido a decirlo, no se lo han tomado bien… Pero debes tener algo claro, muchas veces esa crítica o juicio que hacen hacia tu respuesta, es solo una proyección de su frustración y eso, no tiene nada que ver contigo.

 

A NOSOTRAS NOS CUESTA MÁS…

La presidenta del Centro Nacional para el Desarrollo y la Diversidad, Kerry Rockquemore, lo confirma en uno de sus artículos. Y es que socialmente, se espera que las mujeres seamos colaborativas, serviciales y atentas, que pongamos las necesidades de los demás por encima de las nuestras. Sin embargo, cuando dices “NO” (educadamente, claro) a las peticiones de los demás, realmente empiezas a tomar el control de tu vida y a redirigir tu tiempo hacia las actividades que son verdaderamente importantes para ti.

 

PERO… ¿ COMO LO DIGO?

Puede llegar a ser muy sencillo si tomas en cuenta las siguientes técnicas: Una manera de hacerlo es SIN PRETEXTOS, simplemente decir algo como: “Lo siento, ya tengo planes importantes que hacer hoy”. No hay necesidad de explicar qué planes son los que tienes, incluso si estos “planes” fueran quedarte en casa viendo Netflix, aun así, ¡son tus planes! y no tienes que justificarlos ante nadie. Otra forma podría ser con la técnica de la PROMESA INDIVIDUAL, en este caso simplemente podrías decir algo así como: “Lo siento, pero me prometí a mí misma no aceptar más tareas por el momento”. Y finalmente, la forma más sencilla de hacerlo, sería la técnica de HONESTIDAD: “Suena muy bien, pero esta semana estoy muy cansada y realmente me gustaría quedarme en casa recargando pilas”. Cualquiera de las tres opciones es perfectamente válida, solo tienes que buscar tu estilo y aplicarla en la situación correcta.

1 comentario en “¡No es no! Aprende a poner límites”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *