EL ARTE DE AMARTE A TI MISMO

Han pasado más de 60 años desde la publicación del libro “El arte de amar” (1956) de Erich Fromm y hay muchos aprendizajes que se pueden rescatar de esta obra, la cual representa una síntesis sobre un tema que ha interesado al ser humano desde hace mucho tiempo, el amor.

La presencia de esta palabra en nuestras vidas es impresionante, está en miles de libros, películas, canciones y en los medios de comunicación más actuales, las redes sociales; sin embargo, cuántas veces nos hemos dado un tiempo para reflexionar sobre la palabra amor, sus significados, las creencias que tenemos y sobre todo, la manera en que lo vivimos.

Uno de los puntos que nos interesa retomar de la obra de Fromm, para propósito de este artículo, es su cambio de perspectiva ya que él define al amor como una capacidad humana más que como un objeto externo.

Esto representa un cambio significativo, ya que la gran mayoría buscamos el amor como un objeto de deseo, algo se puede atraer, manipular u obligar a estar en nuestras vidas y en donde mi pareja, familia o amigos, son los responsables de darme todo este amor que yo necesito.

¿Si doy amor también lo obtendré?

La esencia de lo que Fromm propone es que no podemos controlar el amor que proviene de los demás, no importa si eres la persona más buena, atractiva, exitosa, sensible, siempre cabrá la posibilidad de que alguien no te amé, ya que el amor que el otro te da no tiene que ver con quién eres tú, si no con cuánto ha desarrollado la otra persona su capacidad de amar.

Esto, aunque en principio puede parecer desalentador, tiene en el fondo una idea poderosa y revolucionaria, el único amor que yo puedo controlar es el que yo género. Todos los seres humanos podemos aprender a generar amor y basta con que eches un vistazo a tus relaciones para que puedas reconocer todo el amor que has sido capaz de compartir con las personas significativas de tu vida. 

Por otra parte, hay otro tema que vale la pena rescatar y es la dirección que le damos al amor ya que la mayoría de nosotros lo dirigimos hacia afuera, aprendimos que para ser personas dignas del amor de los demás, teníamos que comportarnos de ciertas maneras pero nunca nos enseñaron que esta fuente de amor que proviene de mí, también puedo dirigirla hacia mí mismo.

¿Cómo empezar a amarte?

La clave está en identificar los actos de amor que haces por las demás personas, por ejemplo: 

  • Escuchar a una amiga o amigo con interés y calidez
  • Invitar un café a tu mamá
  • Dar un pequeño masaje a tu pareja
  • Abrazar a un ser querido cuando se siente triste  

Piensa en algunas de estas actividades y realiza una lista de ellas, esto te permitirá darte cuenta de que eres una gran fuente de amor en los pequeños o grandes actos.

No hay nada allá afuera que no puedas hacer por ti mismo, puedes brindarte compañía, comprensión, ser amable contigo mismo (incluso cuando te equivocas), procurarte descanso, abrazarte, darte un largo baño con agua caliente, comer algo que te guste mucho, escuchar tu música favorita, usar ropa con la que te sientas atractiva o atractivo, cocinarte, etc.

Aquí es justamente donde comienza el arte de amarse a uno mismo, haciendo tantos actos de amor como tu imaginación te lo permita. No hay límites para expresar tu amor hacia ti mismo, date la oportunidad de explorar, de hacer cosas que quizás nunca antes te hubieras imaginado, sabemos que encontrarás tu propia manera de amarte.

Es verdad que muchas personas no recibieron amor durante una edad temprana así que quizá para ellas pueda resultar más difícil este proceso pero si ese es tu caso, comienza por dar pasos pequeños y reconociendo que para ti puede ser un poco más complicado pero querer hacerlo y procurarte ya representa en sí, un acto de amor hacia ti. 

Recuerda que es nuestra responsabilidad crear amor para nosotros mismos. 

Practica el arte de amarte a ti mismo a diario, un día estarás tan lleno de amor que tendrás de sobra para compartir con los demás.

Si te gustaría fortalecer la relación contigo mismo y tener más herramientas para hacerlo, consulta este artículo.

“El amor es el poder más grande del universo, todas las enseñanzas y filosofías espirituales y las religiones e incluso la psicología moderna proclaman esta verdad”.

Eva Pierrakos

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Fromm Erich (1956). “El arte de amar”. México, Editorial Paidós.
  • Pierrakos Eva, Judith Saly. Del miedo al amor. El método pathwork para transformar tu relación de pareja. México. Editorial Pax.

 

Si quieres aumentar tus niveles de confianza, autoestima y la capacidad de responder a tus propias necesidades de la mano de un profesional, da click en el siguiente botón.

Tirso Tejeda
Psicólogo Especialista en Musicoterapia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.