HÁBITOS DE LAS MUJERES EXITOSAS

CuidadosaMENTE

No necesitas ser CEO de una gran empresa para ser exitosa, ¿abogada?, ¿escritora?, ¿mamá? Piensa cuál es tu objetivo y ve tras él cada día. No importa si buscas éxito profesional, en tus relaciones personales o en el amor, estos hábitos te ayudarán a descubrir el camino hacia tus sueños.

 

Nuestras costumbres, nuestra mentalidad y la manera en la que respondemos a las circunstancias que se nos presentan, son las que determinan el resultado de lo que hacemos. Es cierto que las condiciones favorables pueden facilitar el camino hacia tus objetivos, pero no son cruciales. Muchas de nosotras creemos que el éxito depende de los contactos que tengamos, de las oportunidades que se nos presenten o incluso de nuestras posibilidades económicas. Sin embargo, el éxito solo depende de ti.

 

CREEN EN SI MISMAS

Las mujeres que se aman y se aceptan sacan al exterior lo mejor de sí mismas porque abandonan el “qué dirán” y dejan de depender de la opinión que los demás tengan de ellas. El resultado es un empoderamiento en el que tus pensamientos, sueños, y acciones se alían y hacen que lo que considerabas “imposible” se convierta en “reto”.

 

INVIERTEN EN SU CRECIMIENTO PERSONAL

Cuando tienes el deseo de lograr algo, es porque hay un impulso en tu interior que te invita a salir tu zona de confort y expandirte hacia nuevos horizontes.

Buscar maneras de crecer y desarrollarte es fundamental para triunfar. Mantenerte actualizada, leer, hacer algún curso… Mientras más trabajes en la formación y desarrollo de tus fortalezas y habilidades, mayor será tu capacidad para asumir retos, los cuales te traerán mayores recompensas y satisfacciones.

 

CUIDAN SU SALUD

Prestar atención a la forma en que comes, duermes y te ejercitas es un ingrediente indispensable en la receta hacia el éxito.

No dejes que tu hambre te dicte cuando debes comer, ni presumas lo poco que dormiste la noche anterior, aunque es admirable que estés dispuesta a sacrificarlo todo por conseguir tus objetivos, dormir como mínimo ocho horas es una prioridad dice la emprendedora Arianna Huffington en su libro “The Sleep Revolution”

El ejercicio físico diario también es parte de la agenda de las mujeres exitosas. Existe un sinfín de maneras de transitar hacia una rutina de ejercicio, recuerda que pequeños cambios pueden hacer grandes diferencias en tu seguridad, estado de ánimo y nivel de energía.

 

TERMINAN LO QUE EMPIEZAN

Supongamos que empiezas a trabajar en una presentación pero no la terminas. La mayor parte de tu atención se irá a una nueva actividad, pero habrá un porcentaje que se quedará pensando en la presentación que iniciaste. Si dejas que tu día a día esté lleno de estas pequeñas pérdidas de energía no te quedará casi nada para enfocarte en las cosas que verdaderamente te importan.

Empieza a cerrar ciclos cada día, puedes iniciar con tareas sencillas como recoger tu escritorio al finalizar tu jornada de trabajo, o apagar la luz al salir de la habitación en tu casa. Éstas pequeñas acciones enseñarán a tu cerebro que cualquier cosa que empiezas, debe ser terminada y éste comportamiento te ayudará a que cumplas con los objetivos que te propongas.