6 señales para identificar si tienes una adicción al trabajo

El burnout es un fenómeno en el sector laboral que se ha vuelto más relevante en los últimos años ya que impacta directamente en la salud mental de los colaboradores;  sin embargo también existe el polo opuesto donde las personas experimentan una condición que es igual de preocupante y que afecta su funcionamiento del día a día: la adicción al trabajo (workaholic).

Ambos son problemas que se deben atender desde los primeros síntomas para no sufrir mayores consecuencias. 

¿Soy workaholic?

En la vida todos los excesos son nocivos, no importa si parecen inofensivos a simple vista. La adicción a cualquier sustancia o actividad puede resultar en un problema de salud mental, que impide a esa persona tener una buena calidad de vida e incluso puede afectar directamente a los seres queridos, llevando la problemática a diferentes niveles de la vida privada. 

Lo mismo ocurre con la adicción al trabajo, que se caracteriza por la necesidad urgente de trabajar de forma constante, incluso en horarios que salen completamente de lo normal. Las personas que sufren esta condición llegan a sentirse mal si no se encuentran realizando alguna labor, por mínima que sea, relacionada con su empleo. 

Quienes sufren de adicción al trabajo, de acuerdo con una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pueden sufrir problemas físicos debido a su inevitable necesidad de mantenerse activos. Las personas pueden presentar afectaciones gastrointestinales, alteraciones del sueño, migrañas y problemas conductuales. 

Todo parece indicar que el ritmo actual en el sector laboral donde en muchos casos la delgada línea entre la vida personal y la profesional se ha desdibujado por el home office o trabajo remoto, ha generado una falsa perspectiva de que entre más se trabaje, mejores resultados se obtendrán. Llevando a muchas personas a exigirse más de la cuenta extendiendo su jornada laboral, incluso cuando no es requerido o se encuentran en días de descanso. 

Los problemas de estrés laboral y de adicción al trabajo, aunque son temas diametralmente opuestos, comparten una cosa en común: en los últimos años han cobrado relevancia a nivel mundial, porque finalmente son vistos como enfermedades reales y tangibles que afectan definitivamente a las personas. Poco a poco los gobiernos y empresas comienzan a tomar cartas en el asunto, pero aún falta mucho camino por recorrer. 

¿Cómo saber si tengo adicción al trabajo?

Trabajar sin descanso durante largas horas no significa un mejor rendimiento, al contrario, simplemente genera una presión innecesaria para los colaboradores que padecen adicción al trabajo y que por esa causa podrían padecer problemas físicos relacionados dicha problemática. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), “México es uno de los países con más horas trabajadas” (2019), pero eso no se ve reflejado en el sentimiento de satisfacción personal, ya que según la misma OCDE, “los mexicanos otorgaron una calificación promedio de 6 en la satisfacción general ante la vida en una escala de 0 a 10, cifra menor al promedio de la OCDE de 6.7”.

Lograr un equilibrio entre la vida personal y profesional es muy complicado e incluso la separación de esos dos elementos es más compleja para las personas que sufren de este trastorno. 

Nuestros expertos en CuidadosaMENTE han identificado algunas señales de alerta que pueden identificarse en personas que tienen una adicción al trabajo: 

  1. Están obsesionados con el trabajo. No dejan de pensar en el siguiente encargo o en alguna tarea relacionada con la empresa u organización. 
  2. Se llevan el trabajo a casa. Con el regreso paulatino a las oficinas, siguen trabajando en casa sin importar lo que ocurra a su alrededor o lo tarde que sea. 
  3. No hay un horario de trabajo. Si el trabajo es en casa (home office) no existe un horario establecido. Aunque la empresa no le pida trabajar más horas u horas extra, ellos siguen realizando labores durante todo el día. 
  4. No conviven por trabajar. No salen con amigos o a fiestas familiares, ya que  muchas veces prefieren adelantar labores dejando a un  lado a sus seres queridos. 
  5. Su autoestima depende del éxito en el trabajo. Si algo sale mal en el trabajo o no es reconocido por la labor que desempeña, se siente triste o poco motivado para realizar otras actividades. E incluso no delega tareas para asegurarse de que todo salga bien y como él/ella quiere. 
  6. Está constantemente estresado. Es gente que sufre de un estrés crónico al estar pensando en todo momento en las actividades del trabajo. Además de que utilizan el trabajo como un escape para ocultar sus sentimientos o diversas problemáticas que pueden estar viviendo.

CuidadosaMENTE, un aliado para enfrentar la adicción al trabajo

La adicción al trabajo es un problema bastante real y que no solo afecta a la persona que lo padece, puede llegar a lastimar a la familia, amigos y compañeros cercanos. Como cualquier otra afectación a la salud mental, no se debe tomar a la ligera, porque como una bola de nieve en bajada, seguirá creciendo hasta convertirse en algo grave. 

Cada cabeza es un mundo y cada persona puede encontrar una solución en diferentes partes, en una charla con un amigo, en un podcast, una película, un artículo en una revista o internet, pero lo más recomendable es siempre acudir con expertos. Y ahora con la posibilidad de la atención a distancia, la ayuda profesional puede llegar a cualquier parte y en la comodidad de casa. 

En CuidadosaMENTE contamos con  terapeutas con diversas especialidades, maestrías, posgrados y amplia experiencia clínica. Es seguro que ellos podrán ayudarte con tu adicción al trabajo, ya que está demostrado que las terapias online son igual de efectivas que las presenciales, además de ser flexibles y accesibles. 

Tratar la adicción al trabajo a través de la guía de alguno de nuestros psicólogos es garantía de que se dará un seguimiento puntual y al ritmo de cada paciente. Además las personas pueden evitar trasladarse y asistir a una clínica. Al igual que la terapia presencial, existe un desarrollo de metas, objetivos y una relación cálida entre paciente y terapeuta. Incluso la efectividad en los resultados es igual de evidente y duradera que en una sesión cara a cara.

Los extremos siempre son nocivos, cuando lo fundamental en la vida es lograr un equilibrio. La adicción al trabajo es un problema que puede ser silencioso pero muy destructivo. Por fortuna, las personas que lo sufren no están solos, solo falta que reconozcan que algo está mal y su familia, amigos, colegas, así como los expertos de CuidadosaMENTE estarán ahí para brindarle una mano. 

cuidadosamente-
CuidadosaMENTE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.