ALCOHOLISMO: UNA GRAVE ENFERMEDAD

¿Qué es el alcoholismo?

Desde mediados del siglo pasado se ha acuñado el término “alcoholismo” para definir el complejo fenómeno que ocurre con aquellos individuos que ingieren alcohol en exceso. Se le ha considerado como una enfermedad en vez de un vicio, una debilidad o un pecado. 

La persona piensa en tomar solo una o dos copas para “pasarla bien” pero invariablemente eso termina en una tremenda borrachera. Las personas que tienen alcoholismo no pueden beber como la mayoría de sus amigos. Generalmente, estas borracheras se vuelven cada vez más frecuentes y son provocadas por una imperiosa necesidad de beber. 

La Organización Mundial de la Salud lo define como un padecimiento (…) caracterizado por la compulsión para ingerir alcohol”1.  Asimismo, la American Society of Addiction Medicine considera que es una enfermedad crónica, progresiva y a largo plazo fatal.1

Etapas del alcoholismo:

  1. Puede comenzar por una persona bebiendo solo en fines de semana u ocasionalmente. Todavía no hay daños personales, laborales ni financieros. 
  2. El alcoholismo es una enfermedad crónica porque si bien el alcohólico puede llegar a recuperarse y permanecer sobrio, esto no significa que se haya curado, ya que, si llega a ingerir una sola gota de alcohol, activa de nuevo el ciclo de la obsesión por beber.  
  3. Los familiares, amigos y hasta el mismo alcohólico se percada de que no puede controlar su forma de beber. Aquí suele perdurar un deseo de dejar de beber en contraste con una resistencia a no recibir ayuda. 
  4. El alcoholismo avanza rápidamente y dicha persona se aleja de su familia. Poco a poco se vuelve más incapaz de responsabilizarse de cuestiones elementales. Hay afectaciones en diferentes áreas de la vida del alcohólico.
  5. Es probable que el bebedor llegue a estar preso u hospitalizado.
  6. Si el alcohólico nunca reconoció su adicción recibió ayuda, puede llegar a padecer demencia, locura y morir.
alcoholismo

Vivir en negación

Es muy difícil que el alcohólico acepte que lo es y procure su recuperación. Esto sucede debido a que durante  el largo trayecto de su relación con el alcohol, su mente se encuentra blindada por la negación psicológica.

El alcohólico niega recuerdos y sentimientos dolorosos. Tampoco aceptará el número de copas que bebió de más, los resultados de su comportamiento alcohólico ni el sufrimiento que ocasiona a sus seres queridos.  Niega que tiene deudas, que hay botellas escondidas en su oficina, que las metas inalcanzables o “castillos en el aire” en los que vive no están a su alcance. 

No se responsabiliza de su vida y culpa a los demás de sus fracasos. 

“El alcohólico ha aprendido que el uso del alcohol lo hace sentir mejor. Para él esto es una bendición, no una maldición; es su medicina, no su veneno.  Por unas cuantas horas lo aleja de sus tormentos, desaparecen sus temores, disminuye su tensión, remueve su soledad y resuelve todos sus problemas”.2 

El alcohol controla tu mente

La principal característica del alcoholismo es que en algún momento, se pierde el control sobre el consumo del alcohol.  Una obsesión, esto es, una necesidad permanente, una “sed psicológica” se va adueñando de su mente. 

Asímismo, cuando comienza a beber, le es difícil poner un límite; ya no controla el número de tragos sino que por el contrario, el alcohol es quien lo controla.

Superar el alcoholismo no es una cuestión de fuerza de voluntad.  Aunque el bebedor  recuerde que estando bajo los efectos del alcohol cometió acciones inadecuadas, fue víctima de burlas y humillaciones, sufrió algún daño en su persona o en objetos de su propiedad durante su última borrachera de hace solo unos cuantos días, vuelve a caer.  

“Una vez que se introduce en su sistema cualquier dosis de alcohol algo sucede tanto en el sentido físico como en el mental, que le hace prácticamente imposible parar de beber poniendo así en movimiento el terrible ciclo”.2

Principales consecuencias:

  • En la salud: enfermedades hepáticas, gastrointestinales y problemas neurológicos.
  • En el funcionamiento psicológico: trastornos cognitivos, cambios en el estado de ánimo y en el comportamiento.
  • En el funcionamiento interpersonal: problemas mentales, violencia intrafamiliar, relaciones sociales afectadas.
  • En el funcionamiento ocupacional:  problemas escolares y laborales.3

¿Qué hacer?

La dependencia al alcohol es una enfermedad qué como cualquier otra, afecta a personas de cualquier edad, sexo y clase social.

Los alcohólicos son personas generalmente inteligentes, capaces y a menudo triunfadores en su trabajo u profesión. Sin embargo, la combinación de factores pueden desencadenar esta enfermedad:

-La existencia de predisposición genética
-Haber crecido en un hogar disfuncional
-Haber tenido padres, familiares y amigos alcohólicos

Si tu o una persona querida beben sin control, es momento de hacer un alto en el camino, reflexionar, informarse y pedir ayuda y consejo a un experto en salud con el fin de llevar a cabo las acciones más adecuadas a sus necesidades.   

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la recuperación depende de que el alcohólico esté decidido a intentarlo

Bibliografía

https://www.who.int/substance_abuse/terminology/lexicon
_alcohol_drugs_spanish.pdf

2Al-Anon Family Group Headquarters, Inc. 2003  “Alcoholismo, un carrusel llamado negación”

2007, Revista Médica de la Universidad Veracruzana, Jorge Sánchez, https://www.uv.mx/rm/num_anteriores/revmedica
_vol7_num1/articulos/concepto.htm

alcoholismo
Psic. Gilda Sánchez
Psicóloga en Cuidadosamente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.