BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS

CuidadosaMENTE

¿CÓMO ACTUAR CUANDO ALGUIEN TIENE UNA CRISIS EMOCIONAL?

“Mi amiga estaba muy enojada, no dejaba de llorar y gritar por lo que había ocurrido con su novio, le pedí que dejara de llorar, dije que no era para tanto, no sabía qué hacer ya que todo lo que le decía parecía no calmarla. Al final terminó enojándose conmigo, asegurando que nadie la entendía.”

¿Alguna vez has estado en un escenario similar? Es decir, con una persona que se encuentra en una crisis emocional y no sabes cómo ayudarla ya que pareciera que todo lo que le dices o haces no ayuda en nada o quizá no encuentras las palabras adecuadas para brindarle el apoyo que necesita.

Todos hemos pasado por este tipo de situaciones donde no sabemos de qué forma actuar y en este artículo encontrarás una guía para aprender a ayudar con respeto y desde el corazón a una persona que está pasando por una crisis emocional.

Para comenzar es importante saber que una crisis emocional es una sobrecarga de emociones que una persona experimenta tras un evento traumático, doloroso o estresante. Se puede sentir impotencia, irritabilidad, cólera o tristeza extrema, experimentando ansiedad, estallidos agresivos, llanto incontrolable, pérdida de control, ideas pesimistas y catastróficas e incluso conductas autolesivas, por esto se dice que la persona no es consciente de lo que dice o hace y necesita contención.

En el siguiente botiquín de primeros auxilios psicológicos encontrarás herramientas que podrás implementar ante una situación de crisis. Estos pasos no arreglarán el problema de la persona pero sí  te permitirá entenderla y acompañarla. ¡Comencemos!

 

  • LA EMPATÍA COMO PRIMER PASO

Tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro es primordial ya que te ayuda a ser más objetivo al momento de ayudar.

Enfócate en la otra persona, activa tus 5 sentidos para entender cómo se siente, qué piensa y por qué actúa de esa forma. Con esto serás capaz de ayudar a la persona desde su dolor y no desde tu perspectiva.

 

  • RESPETA SUS DECISIONES

Quizá puedas considerar que lo que le pasa a la persona se trate de un drama, una cuestión de victimismo o algo sin importancia pero recuerda que todas las personas piensan y sienten de diferente manera y lo que para ti puede ser insignificante, para otros puede ser algo doloroso y terrible.

Valida cómo se siente el otro, no minimices su sentir. Utiliza palabras que demuestren que eres empático y entiendes su sentir como:

  • “Me imagino lo que sientes”
  • “Si yo estuviera en tu situación también me sentiría así”
  • PERMITE QUE SE DESAHOGUE

Cuando la persona está pasando por una crisis, lo que más necesita es desahogarse ya sea llorando, gritando o hablando sin control. Es común que no te guste ver a la persona llorar y lo primero que le digas sea que deje de hacerlo, pero es importante comprender que las lágrimas son parte de su dolor y pedirle que deje de hacerlo, le prohíbe expresar lo que está sintiendo.

Deja que se desahogue, dale tu mano para que pueda sentir tu cercanía o si lo permite, dale un abrazo.

Recuerda que desahogarse le ayudará a que poco a poco pueda ir acomodando sus emociones y palabras.

  • RESPIRACIÓN

Si notas que la persona está muy agitada y le cuesta respirar, llévala a un lugar donde se pueda sentar, pídele que cierre los ojos y guíala en una respiración, por ejemplo: 4-7-8, pídele que inhale en 4 tiempos, contenga la respiración en 7 y exhale en 8 tiempos mientras tu le cuentas. Repítelo 2 o 3 veces hasta que notes que recobra el aire. Los ejercicios de respiración son de suma importancia para poder oxigenar el cerebro y pensar con claridad.

Puedes conocer más sobre técnicas de respiración y mindfullness en el siguiente artículo: Mindfullness para principiantes.

 

  • TEN MUCHA PACIENCIA

En ocasiones solemos desesperamos cuando la otra persona no comprende lo que le decimos, no quiere afrontar las cosas, no hace nada para resolver la situación o no reacciona como nosotros lo haríamos. Si estás empezando a sentirte así es momento de parar un poco y recordarte que cada persona procesa las situaciones de forma diferente y a su propio ritmo; eso te ayudará a no frustarte y poder ayudar sin que la persona sienta negatividad o fastidio de tu parte.

 

  • NO LE PIDAS QUE IGNORE LA SITUACIÓN Y SIGA ADELANTE

Lo que menos quiere escuchar una persona es que le pidas que sea fuerte y olvide todo ya que en ese momento no tiene la fortaleza para salir adelante y pedirle algo que no tiene, hace que se sienta peor. En lugar de eso, puedes cambiar tus palabras por algo más racional como:

  • “Sé que te sientes muy mal en estos momentos, es comprensible, yo también me sentiría así, pero esto pasará y volverás a sentirte mejor.”

Estas palabras demuestran empatía y ayudarán a la persona a comprender que todo es pasajero y que en algún momento volverá a sentirse fuerte.

 

  • PROCURA ESCUCHAR MÁS QUE HABLAR

Deja a un lado la preocupación por buscar las palabras correctas para decirle ya que en ese momento lo más importante es dejar que hable y solo dar tu opinión si la persona te la pide. Si crees que necesitas intervenir o darle un consejo, primero pregúntale si puedes sugerirle algo o si le interesa escuchar lo que opinas, no creas que es una obligación aconsejar y decirle lo que quiere escuchar ya que muchas veces, la compañía y el silencio son más certeros para llegar al corazón de la persona que sufre. 

 

  • NO LO JUZGUES

Lo que menos quiere escuchar una persona durante una crisis es “te lo dije”, ya que con esa afirmación se sentirá juzgada. Tampoco le ordenes qué hacer con dicha situación. Muéstrale que puede confiar en ti mostrando comprensión y asegurándole que no estás ahí para juzgar, criticar o regañar sino para ofrecerle tu apoyo de la forma en que lo necesita.

 

  • PRIORIZA TU BIENESTAR EMOCIONAL

Si en algún momento crees que la situación te está generando cansancio emocional porque no puedes resolver su crisis, es importante recordar que no es tu responsabilidad cómo se siente la otra persona, no está en tus manos solucionar y solo puedes acompañar.

Cuando quieras ayudar a alguien, es indispensable no perderte de vista a ti mismo y preocuparte por tu salud emocional. Si se llega a dar que dicha situación te está afectando, te recomendamos sincerarte con la persona sin que lo sienta como una carga o buscar apoyo con alguien más con quien puedas hablar y manejar las emociones que eso te está generando.

 

  • AYUDA PROFESIONAL

Si consideras que la persona ha prolongado su crisis emocional y has intentado todo pero la situación va más allá de la contención que tú le puedas brindar, es un buen momento para buscar ayuda psicológica. En CuidadosaMente le podemos ayudar. No dudes en iniciar un proceso con nosotros, infórmate y bríndale alternativas, platícale acerca de los beneficios de obtener ayuda de un psicólogo profesional que otorgará herramientas, recursos y estrategias con las que podrá afrontar su crisis emocional.

psicologa
Psic. Alma Hernández
Psicóloga clínica en Cuidadosamente

 

Inicia tu proceso de crecimiento emocional con un psicólogo clínico

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.