¿Y SI TIENES UNA CITA CONTIGO?

CuidadosaMENTE

¿Te imaginas tu cita ideal? Piénsalo por unos momentos… ¿Dónde o qué te gustaría comer?, ¿Qué película te gustaría ver?, ¿Qué postre te gustaría saborear?, ¿Qué actividades te gustaría hacer?

¿Ya lo tienes? Ahí está, esa es tu cita ideal,  así que ¿por qué esperar a que alguien te invite a recrear esa cita, cuando puedes hacerlo tu mismo? A continuación te digo porqué esto es una gran idea.

En ocasiones cuando nos gusta alguien, dejamos de lado nuestros propios gustos con la finalidad de agradar a esa persona, mucho tiene que ver con la etapa del enamoramiento, pero una vez que pasa, es complicado poder comunicar lo que nos gusta ya que nos hemos acostumbrado a callar.

Pero siendo sinceros, ¿qué tanto realmente sabemos lo que nos gusta? Recordemos la clásica pregunta “¿Qué quieres hacer?” a la que respondemos con frecuencia “Lo que tú quieras” pero en algunas ocasiones el lugar, o la actividad que terminamos eligiendo no es del todo de nuestro agrado y lo hacemos por complacer al otro/a.

Entonces, el mejor modo de solucionar esto es que esa cita que te planteaste en el inicio del artículo ¡la hagas realidad!. Consiéntete mucho y puede que descubras que aquello que creías que te gustaba termina no siendo tan encantador, o tal vez pueda suceder que aquello que no habías pensado hacer, termine siendo de tus actividades favoritas. También puede ocurrir que fortalezcas los gustos que tengas actualmente, ¡lo cual es maravilloso!

Estos son los beneficios de tener una cita contigo mismo:

  • Fortaleces tu relación personal
  • Te escuchas más y mejor
  • Descubres tus propios gustos
  • Te consientes a ti mismo como nadie lo sabe hacer
  • Disminuyes el estrés del día a día
  • Te hace más feliz
  • Disfrutas tu propia compañía en soledad
  • Mejoras tu autoestima y tu seguridad

Inicia haciéndolo por ti mismo, no esperes que nadie te acompañe, si en el camino alguien se une, la ganancia es para ambos, porque esa persona te enseñará sus propios gustos y experiencias, y tú ya tendrás definidos y experimentados los tuyos además de que podrás proponer nuevos planes y lugares a los que ir.

¡Pero ojo! entiendo que ya teniendo con quien salir pensamos que ya no podemos hacer esto y es un gran error, a veces es necesario una salida contigo – aún teniendo pareja- para volver a reencontrarte y poder dar lo mejor de ti. Así que te invito a probarlo, ¡no te vas a arrepentir!

Blanca Vanessa Gaytán
Psicóloga en Cuidadosamente