VAMPIROS EMOCIONALES: PERSONALIDADES TÓXICAS

CuidadosaMENTE

¿Te ha pasado que la presencia de ciertas personas te incomoda y sientes necesidad de huir o que una persona que solía caerte bien, de un día para otro, ya no la soportas y el hecho de platicar con ella te genera cansancio, irritabilidad y estrés?

Déjame contarte que esas personas se denominan “vampiros emocionales” y son capaces de amargarte el día con facilidad, acercándose sigilosamente, como un cazador que acecha a su presa. También suelen ser muy simpáticos y se ganan nuestra confianza fácilmente, atrayéndonos para luego vaciarnos emocionalmente. Estas personas suelen hablar de temas interesantes, en los que nos hacen sentir cómodos para posteriormente tornándose como personas grises, manifestando comentarios negativos, quejándose y criticando todo lo que está a su alrededor, al grado que sus conversaciones se vuelven una queja constante dónde se hacen las víctimas, manipulan y solicitan constantemente nuestra atención.

Los “vampiros emocionales” pueden ser compañeros de trabajo, nuestro jefe, amigos, familiares, nuestra pareja e incluso nosotros mismos. Son relaciones tóxicas que nos hacen sentir que no servimos para nada, que estamos solos, que dependemos de esa persona o incluso nos hacen sentir que su vida depende de nosotros y por eso no podemos dejarlos solos.

Se les llama así porque succionan nuestra energía emocional y van absorbiendo todo nuestro ser, la calma, felicidad, optimismo y nos drenan hasta la última gota de energía emocional y física dejándonos completamente agotados. Son inmaduros emocionalmente y se alimentan de las personas para satisfacer sus necesidades y carencias emocionales.  Su perfil es el de una persona narcisistas, egocéntrica, pesimista con mucha demanda de atención, falta de confianza, de empatía y con mucha necesidad de que les validen todo lo que hacen. 

TIPOS DE VAMPIROS:

  • Criticones: nos hacen sentir inferior y se la pasan todo el tiempo criticando, ya sea a los demás e incluso a nosotros mismos; nuestros gustos, forma de vestir, de pensar, todo lo que hacemos y con quien convivimos. Esto nos hace sentir juzgados por lo que solemos tratar de simpatizarles para que no nos critiquen.
  • Sarcásticos: hacen burlas y comentarios inapropiados que nos incomodan, todo lo ven con gracia, son demasiado irónicos e irritables, el límite del respeto lo sobrepasan. Este tipo de vampiro juega con nuestra autoestima.
  • Víctimas: se la viven quejándose de todo lo que les rodea. Hacen ver que sus problemas siempre son mucho más importantes que los nuestros. Viven del drama y queriendo llamar la atención en todo momento. Tratan de causar lástima para que nos apiademos de ellos y cedamos ante sus demandas. Sólo nos buscan para desahogarse y les solucionemos sus problemas.
  • Pesimistas: para ellos todo lo que pasa a su alrededor es gris, malo, negativo. Les molesta si les hacemos ver que las cosas no son así y tienden a buscar la forma de que nosotros también veamos mal las cosas. Te pueden contagiar su pesimismo y hacer cambios muy notorios en tu personalidad y carácter.
  • Catastróficos: estos vampiros llevan al extremo el pesimismo, magnifican y exageran absolutamente todo. Suelen ser un poco paranoicos al pensar que la vida es un peligro constante y hablan de desgracias y situaciones negativas todo el tiempo. Los vampiros catastróficos suelen ser los adultos mayores y sus pláticas suelen drenarnos toda la energía.
  • Agresivos: los más peligrosos porque suelen responder de manera violenta tanto física como verbal. Si decimos o hacemos algo que no les parece bien, generan drama y enojos incensarios. ¡Ojo! generalmente suele ocurrir en relaciones sentimentales de parejas en las que se ocasiona miedo y desgaste emocional hasta tal punto que nos encontramos midiendo cada cosa que decimos, hacemos y pensamos impidiéndonos ser nosotros mismos y permitiéndonos disfrutar de una relación saludable.

¿QUÉ HACER CON UN VAMPIRO EMOCIONAL?

  • Habla con la persona de forma clara y precisa, dile lo que está ocurriendo, por qué no está bien y como te hace sentir esto y traten de llegar a acuerdos para estar en un ambiente sano y de respeto.
  • Reduce el tiempo de convivencia con la persona y la cantidad de información personal que le otorgas para que no la use en tu contra o a manera de chantaje.
  • Si intentaste hablar con la persona y en lugar de cambiar su actitud incrementa, aléjate de ella ya que aunque suele ser doloroso, ( sobretodo si se trata de una persona a la cual le tienes cariño), es necesario para evitar desgastarte emocionalmente. Te aseguro que te vas a sentir mucho mejor sin su presencia, aunque aún no lo sepas.
  • Si el vampiro emocional es tu pareja, considera que tan sano es para ti continuar con esta relación. Si piensas que vale la pena, sugiérele ayuda profesional e incluso tomar terapia de pareja para mejorar su comunicación y reparar aquellos lazos fracturados.
  • Si el vampiro emocional eres tú, no olvides que siempre habrá un especialista esperando para ayudarte. No dudes en buscar ayuda, nunca es tarde.

No permitas que nadie succione tu energía y emociones, piensa en tu salud emocional y mental.

Psic. Alma Hernández
Psicóloga en Cuidadosamente