Depresión posparto: qué es y cómo afecta

La depresión posparto afecta aproximadamente entre el 10% y 20% de las mujeres durante el primer año.

¿Sabías que después de tener un bebé algunas mamás pueden sentirse tristes, ansiosas o desanimadas?

Sí, estamos hablando de la depresión posparto, algo de lo que no se habla mucho pero que es más común de lo que crees. Es totalmente esperado que existan miedos, dudas, ansiedad e incluso tristeza.

Sin embargo, es fundamental reconocer la diferencia entre cambios de humor pasajeros o leves y una depresión posparto, que requiere un tratamiento. 

¿Qué onda con la depresión posparto?

La depresión posparto no es solo sentirse un poco triste, es más que eso. Implica sentir tristeza profunda y prolongada, incluso cuando hay cosas buenas a tu alrededor. Puede manifestarse pocos días después del parto o hasta un año más tarde.

También puedes perder interés en cosas que antes te gustaban, tener una gran dificultad para conciliar el sueño, sentirte cansada todo el tiempo, perder el apetito o tener pensamientos negativos de que nada volverá a ser igual y que esta nueva etapa te rebasa en todos los sentidos. 

¿Por qué sucede esto?

Hay muchas razones por las que una mamá puede sentirse así después de tener un bebé: los cambios hormonales, antecedentes familiares de depresión, pasar por un parto difícil, la presión social o económica, ansiedad en el embarazo, no tener mucho apoyo de amigos y familiares, entre otros.  

Investigaciones recientes han demostrado que existe relación entre la ansiedad en el embarazo y la depresión posparto. Las mujeres que experimentan altos niveles de ansiedad tienen un riesgo mayor de sufrir depresión después del parto. Ya que puede alterar los niveles de cortisol y otros neurotransmisores, predisponiendo a la madre a desarrollar síntomas de depresión tras el nacimiento del bebé.

Para obtener más información sobre la ansiedad y depresión, checa este artículo. 

¿Cómo afecta a la mamá, al bebé y a la familia?

La depresión posparto no solo afecta a la mamá, sino que también puede poner tensión en toda la familia. El papá y otros miembros pueden sentirse estresados y preocupados por la mamá y el bebé, lo que puede dificultar que todos disfruten realmente del nuevo integrante de la familia.  

Desafortunadamente en muchas ocasiones la depresión posparto es subestimada. Lo que puede afectar profundamente la capacidad de una madre para disfrutar de su maternidad. 

Es importante recordar que la depresión posparto no es culpa de la madre y que buscar ayuda es un paso valiente hacia la recuperación. 

En diversos países, la cultura nos enseña a ser fuertes y aguantar pero la verdad es que pedir ayuda no es señal de debilidad, sino de valentía. 

¿La depresión posparto se cura?

Sí, la depresión posparto se puede curar con el tratamiento adecuado. Este puede incluir terapia, medicación y apoyo de seres queridos. 

Puede ser difícil admitir que estás experimentando emociones difíciles durante lo que se supone que debería ser un momento feliz pero es importante ser honesta contigo misma y buscar ayuda cuando la necesites.  

Hablar con alguien de confianza puede ser un buen primer paso. Además considera buscar ayuda profesional, para ofrecerte herramientas y estrategias prácticas para manejar tus emociones en el día a día y superar la depresión posparto. 

Otra recomendación es cultivar el hábito de cuidar de ti misma. ¡Ojo! tu salud mental y física te necesitan y cuentan contigo para que los nutras y ayudes a recuperarse. 

También es muy útil llevar un diario donde escribas las emociones que estás sobrellevando y los esfuerzos que realizas día a día para ir recuperándote. ¡Celebra esos pequeños logros!

En CuidadosaMENTE nos preocupamos por tu salud mental y puedes contactarnos si estás buscando terapia en línea. 

Así que recuerda, no estás sola. Sentirse deprimida no significa que seas una mala persona, para nada. Ni significa que hayas hecho algo malo, en lo absoluto y tampoco significa que no ames a tu bebé. Recuerda que muchas mujeres están atravesando por esta misma experiencia. 

Mereces sentirte bien contigo misma y con tu bebé. ¡Tú puedes hacerlo! 

Psic. Liliana Ruiz
Psicóloga clínica en CuidadosaMENTE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *