APOYA A TU HIJO EN SU DUELO

Cada persona vive el proceso de duelo o pena de forma diferente y los niños, en particular, no lo realizan como los adultos de una manera verbal, lo hacen a través del juego.

Un niño puede vivir un duelo por la defunción de alguno de sus padres o por la separación de los mismos y las conductas y emociones que expresen dependerán de su madurez psicológica. El nivel de madurez estará determinado por múltiples factores como la edad y el entorno pero también influirá si el pequeño tuvo una pérdida previa, traumas o situaciones desafiantes. 

Ningún duelo es igual y mientras que un niño puede estar como si no pasara nada, otro de la misma edad puede mostrarse más aislado o volverse irritable. También pueden presentar varias respuestas emocionales diferentes en un mismo día o simplemente no manifestar nada. 

Sabemos que como padre/madre, no es sencillo acompañar a un niño que está viviendo un duelo y por eso preparamos para ti algunas recomendaciones que te permitirán acompañar a tu pequeño y ayudarlo a transitar un proceso de duelo saludable.


De 0 a 2 años:

Los niños de esta edad son concretos en su pensamiento y ven las pérdidas y la muerte como algo reversible, se dan cuenta de las pérdidas y separaciones por lo que en ese momento lo que más les puede ayudar a superarlo es un adulto amoroso que les proporcione mayor contacto físico y rutinas establecidas de comida y sueño.

        ☞ ¿Qué puedo decirle? 

“El corazón de papi, se detuvo y por eso él murió”.

De 2 a 4 años:

En este momento los pequeños todavía no entienden que la muerte es irreversible. Los preescolares viven en el aquí y ahora, su pena es breve,  pero a veces intensa. Se expresan a través del juego. 

            ☞ ¿Qué les puede ayudar?

Ofréceles mucho contacto físico, muéstrate cariñoso/a y contesta sus preguntas honestamente utilizando las palabras “muerte” o “morir”. Es importante poner límites pero también ser flexibles y darles oportunidad de jugar.

Evita a toda costa decir frases tales como “se fue al cielo”, “está durmiendo o descansando” o “papá ya es una estrella”.

 

De 5 a 8 años:

En esta edad están explorando su independencia. Continúan siendo concretos en sus ideas pero también pueden tener pensamientos mágicos o fantásticos. Piensan que la muerte es reversible y pueden llegar a sentirse responsables del fallecimiento o separación diciendo cosas como “es mi culpa que a mamá le diera  cáncer.”

            ☞ ¿Cómo lo apoyo?

Utiliza respuestas sencillas e incentívalos a que pregunten para que puedas brindarles mayor información de lo ocurrido. Ten paciencia con las  preguntas repetitivas y aliéntalos a que realicen juegos que estimulen su energía y creatividad. 

Hay que tener presente que los adultos somos el modelo de cómo afrontar los duelos en la vida, por lo que sería deseable que adquieras herramientas para ayudar a tus hijos a vivir un proceso de duelo saludable. 

Si te interesa obtener más información acerca del duelo en personas adultas, haz click en el siguiente artículo: ¿Cómo ayudo a alguien que pasa por un duelo?


No tienes que vivir esta pérdida tu solo/a. 
¡Estamos contigo!

Dra. Anilda Palencia
Psicóloga en Cuidadosamente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.