MEJORA TU AUTOESTIMA (PARTE 2)

CuidadosaMENTE

¿COMPARARTE? ¡SÍ!, PERO CONTIGO MISMA.

Todas somos diferentes, así que no tiene sentido que te compares cuando son tantas las facetas que forman parte de tu persona. ¿Lo ideal? Compárate contigo misma. Busca recuerdos de como eras antes y como eres ahora, tu estilo, tu cuerpo, hasta tu personalidad, si analizas como eras ayer y como eres hoy y has mejorado, ¡eso es lo que tienes que comparar! si no has mejorado, sabes que tienes que esforzarte más para conseguir parecerte a la mejor versión que quieres lograr de ti.

 

SE SELECTIVA.

Llevas un mes haciendo dieta y estás ilusionada con tu reto… y de repente, en tu entorno aparecen comentarios del tipo: ¡No se te ven cambios!, ¡No lo conseguirás! Ser selectiva implica saber seleccionar a aquellas personas que deseas que estén en tu vida, que no te limiten en base a sus creencias y que sepan al igual que tú, que tan lejos puedes llegar. Si existen personas tóxicas en tu vida, aprende a alejarlas, ¡querrán contagiarte!

"Las mujeres con una autoestima sana saben decir Sí cuando quieren decir Sí, y No cuando quieren decir No"

 

SE COHERENTE

El sí-mismo interior y el sí-mismo exterior que ofreces a los demás deben concordar. Si no lo vives de forma auténtica acabarás siendo la primera víctima. La Psicóloga Sara Beneyto especialista en Autoestima y Empoderamiento afirma que «las mujeres con una autoestima sana saben decir Sí cuando quieren decir Sí, y No cuando quieren decir No». Por eso,  siendo coherente no sólo te honrarás a ti misma, sino que transmitirás una energía positiva a las personas que están a tu alrededor.

 

ESFUÉRZATE POR MEJORAR

Una buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarte en aquellos aspectos de ti misma con los que no estás satisfecha. Para ello es útil que identifiques qué es lo que te gustaría lograr, luego debes establecer tus objetivos y esforzarte por llevar a cabo esos cambios. ¡Fíjate metas realistas!, diseña un plan para hacerlo y ve anotando tus progresos.

 

REPITE LO QUE NO TE CREES…

…Y acabarás creyéndotelo. Si estimulas constantemente tu cerebro mediante palabras positivas como “soy hermosa”, “soy inteligente”, aunque no te las creas, tus conexiones cerebrales se harán cada vez más fuertes con esos mensajes y cuando accedamos a nuestro cerebro, a través cualquier pensamiento, las primeras que aparecerán serán ellas, provocándonos un estado de ánimo favorable y reforzando asombrosamente nuestra autoestima.

 

PRUEBA COSAS NUEVAS.

Empieza un proyecto, viaja, apúntate a Tai Chi, experimenta con diferentes actividades que te pongan en contacto con tus aptitudes. Vivimos nuestras vidas “posponiendo”, dejando para mañana los sueños y para hoy las preocupaciones, sin embargo no necesitamos mucho esfuerzo para hacer pequeñas cosas que nos conducen al cambio, ¡todo depende de ti!

 

*Éste post refleja solo una parte del artículo completo, para ver la primera parte haz clic aquí:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *