¿Cómo empezar a mejorar mi vida?

CuidadosaMENTE

¿Sientes que tu vida necesita mejorar? ¿Tienes la sensación de que es importante cambiar algunos hábitos en tu rutina?

No queremos decepcionarte pero este definitivamente no es un artículo con  “10 cosas que ayudan a cambiar tu vida” o  “10 consejos que hacen de tu vida mejor”.

Nuestras vidas son demasiado complejas, por lo tanto empezar a mejorarlas requiere de algo más definido. Por eso, en este artículo no encontrarás un cambio mágico y repentino, pero quizás cuando llegues al final, tendrás una estrategia concreta que se convierta en el punto de partida para empezar a mejorar tu vida paso a paso.

 
TU COMPORTAMIENTO ESTÁ INFLUENCIADO POR TU ENTORNO:

Mira a tu alrededor. Todo tu entorno está configurado para determinar cómo debes actuar.Los objetos, señales y hasta personas, nos sirven como guías de referencia sobre cómo debemos actuar y responder.

Las señales ambientales son los objetos en nuestro entorno que desencadenan ciertos pensamientos y deseos, lo que hace que nos comportemos de cierta forma.

Por ejemplo:

  • Tienes muchas pestañas abiertas en el navegador de tu computadora, lo que te hace procrastinar empezar tu trabajo.
  • Cuando los platos que usas para comer están sucios, tiendes a pedir comida no saludable a domicilio
  • Si tu ropa deportiva está en el fondo del closey, es mucho menos probable salir a caminar (como te lo habías propuesto)
  • Cuando miras las notificaciones de Instagram, hace más probable que comiences el espiral de comparaciones y autocrítica.

Si quieres toma el control de tu vida, primero debes tomar el control del espacio que te rodea. El ambiente influye en tus pequeñas decisiones y, si cuidas de tus pequeñas decisiones el resultado acumulado es bastante notorio.

Todo lo anterior quiere decir que el ambiente es el mayor desencadenante de nuestros hábitos.  Por lo que tu misión consiste en encontrar todas esas cosas en tu entorno personal que habilita tus viejos hábitos y luego rediseñarlo para que sea compatible con nuevos y mejores hábitos.

Hacer cambios muy pequeños en tu ambiente (casi imperceptibles) que no requieran de una gran esfuerzo de tu parte, pero que influyan en tus decisiones para mejorar tus hábitos. La pregunta es ¿cómo y por dónde empiezo?…

¿CÓMO Y POR DÓNDE EMPIEZO A MEJORAR MI VIDA?

Realmente no hay una sola forma de poner en práctica el principio de “cambiar tu ambiente para empezar a mejorar las pequeñas cosas”.

Primero es importante identificar ¿que área de tu vida necesita mejorar? ¿en dónde empezamos nuestra remodelación?

En este punto es normal pensar: ¡todas! ¡necesito cambiar todo!

Pero, si lo piensas nuevamente y te detienes a analizarlo, todos tenemos ciertas “zonas de conflicto”, todos tenemos áreas con más necesidad de cambio que otras.

Por ejemplo, es probable que consideres urgente dormir mejor, tal vez se trata de tu alimentación, de fortalecer tu concentración en el trabajo o de aprender a manejar mejor el estrés.

Así que como primer paso, identifica tu zona de conflicto.

Divide tu vida en 4 áreas:

Te será más fácil si dibujas un círculo con cuatro divisiones.

Cada división representa una área de tu vida:

  • Salud: su estado general de salud alimentación, ejercicio.
  • Productividad y finanzas: tu situación de dinero, tu trabajo.
  • Relaciones personales: relaciones con amigos, familiares, personas significativas, etc.
  • Desarrollo personal: Mejorar tu autoestima, confianza…
¿QUÉ PARTE DEL CÍRCULO ES MÁS IMPORTANTE AHORA?

En cada cuadrante de ese círculo, escribe un número para calificar qué tan bien o mal consideras esa área en tu vida.

Califica cada área en una escala del 0 al 5…(El 5 es la calificación más alta y quiere decir que esa área en tu vida está excelente y, al revés)

Quizás todas las áreas tiene menos de 5 o, tal vez, solo hay dos áreas en especial que tiene la calificación más baja, lo que significa que ahí existen hábitos perjudiciales.No pasa nada. No es momento de analizar el por qué y tampoco el sentirse mal al respecto.

Por ahora, solo encuentra el número más bajo: ¿qué área de tu vida necesita una remodelación con más urgencia?

En la parte más urgente: ¿qué pequeño cambio podrías hacer ahora en tu ambiente?

En este punto, solo tienes definir máximo 2 cosas pequeñas que podrías cambiar en tu ambiente para mejorar ese número (solamente en esa área con la calificación más baja).

La regla de oro es mantener eso que aliente los buenos hábitos cerca y de forma conveniente. Y al revés, mantener distante o más inaccesible eso que promueva los malos hábitos en tu vida.

Te compartimos dos formas de lograrlo:

CONSTRUYE BARRERAS O REMUEVE LOS RECORDATORIOS PARA DESALENTAR LOS MALOS HÁBITOS.

Por supuesto, las cercas de las que estamos hablando no son barreras de púas; son simplemente los límites que creas en tu vida.

De esta forma tener hábitos perjudícales o comportamientos que afectan tu vida no serán la decisión predeterminada, sino que estarás creando cierta distancia para retomar el control y decidir mejor.

Aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Esconder (o regalar) la comida no saludable de tu refrigerador
  • Esconder el control remoto de la televisión, para evitar tumbarme en el sofá
  • Cerrar sesión en todas las páginas de distracción
  • Apaga todas las notificaciones del celular
  • Esconde las tarjetas de crédito en casa
  • Apaga tu móvil el viernes, para evitar esa innecesaria salida de fiesta

Si no se te ocurre absolutamente nada para remover los recordatorios en tu ambiente, entonces, puedes hacer lo siguiente:

  1. Analiza tu rutina e identifica los comportamientos o hábitos no saludables
  2. Identifica ¿qué te recuerda o qué te impulsa a caer en ese comportamiento? ¿Cuál es la pista?. Puede ser un objeto, un lugar, un momento del día, una persona, etc.
  3. ¿Cómo podrías eliminar ese recordatorio o distanciarlo de tu ambiente?

Las señales ambientales son los objetos en nuestro entorno que desencadenan ciertos pensamientos y deseos, lo que hace que nos comportemos de cierta manera. Si logramos cambiar aunque sea muy poco este ambiente, las actividades saludables no solo serán intencionales sino más predeterminadas.

Tener una mejor opción al alcance hace que sea más probable que la escojas:

Fíjate en estas ideas:

  • Tener verduritas a la vista y ya desinfectadas para llevar a la oficina
  • Mantener la cocina limpia para que sea más fácil cocinar
  • Poner mi ropa deportiva en el pasillo para tener que verla en la mañana
  • Tener un libro cerca de la cama, para leer en vez de estar en el celular
  • Hacer la cama por la mañana para que sea más atractivo ir a dormir
  • Programar alarmas para hacer pausas mientras trabajas
  • Pega una nota en tu cartera que recuerde tus metas financieras
  • Programa un recordatorio para pagar los recibos mensuales
  • Programa una canción como alarma que te ponga de buen humor

Si no se te ocurre absolutamente nada para modificar en tu ambiente, entonces, puedes hacer lo siguiente:

  1.  ¿Qué hábitos saludables hacen falta en tu rutina?, ¿qué haría una persona que tiene esa área de su vida en orden?
  2. ¿Cómo podrías hacer mucho más fácil adoptar ese hábito? ¿qué tendría que estar presente en tu alrededor para que el comportamiento saludable fuese obvio? ¿Qué te ayudaría a tomar la decisión correcta?

Esto puede ayudarte a escribir una lluvia de ideas y elegir lo que más se ajuste a tu vida.

¿Te animas a ponerlo en práctica?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *